17 de agosto de 2016

Insigne y Gabbiadini los rostros tristes del nuevo Napoli


Las respuestas que el Napoli dio en la pretemporada (31 goles realizados, apenas uno en contra) dejan sensaciones más que positivas. Podrá ser fútbol de agosto pero la máquina de Sarri, a pesar de haber perdido a su jinete príncipe, viaja que es un placer: mecanismos perfectos, gran entendimiento en la cancha y rápida integración de las nuevas adquisiciones, ya en gran evidencia.

Muy bien Milik, como también Zielinski, en espera de Giaccherini y Tonelli, todavía retenidos en los box. Respuestas reconfortantes, ya anticipadas del óptimo trabajo realizado por el grupo en Dimaro, a pesar de las distracciones relacionadas con el mercado y la salida de Higuaín, han sido absorbidas  por un equipo maduro y responsable de su potencial. Los rumores fastidiosos de los apoderados, alimentado también por un club mutilado en sus estrategias, ha involucrado numerosos elementos a disposición del entrenador, Por encima de todos Koulibaly, aún hoy es el centro de diversas indiscreciones de mercado y que estuvo impecable en Trentino en los amistosos que se disputaron allí. Nunca una mancha, la actitud siempre positiva, para actuar como un contrapeso a las declaraciones virulentas de su agente que más de una vez, y sin pelos en la lengua, amenazaba la despedida.  Problemas que no han afectado en absoluto el rendimiento del central franco-senegalés, y nunca distraído de los avances del Chelsea de Conte, listos para hacer documentos falsos para llevarlo a Inglaterra.

En una posición radicalmente opuesta: Hamsik, fresca renovación de contrato lujoso y ahora inextricablemente ligado a la causa napolitana. El capitano ha encantado durante la pretemporada, sirviendo asistencias a repetición y dando demostración de poder ser aún fundamental para la causa azzurra. La llegada de Zielinski (y ¿Rog?) le dará esa pizca de presión que necesita para poder  expresarse al máximo.

[sponsor] Cobra por visitar sitios web

Bien Callejón, el balance de un equipo de tracción delantera, paradójicamente aún más ofensivo desde la salida de Higuaín. La llegada de centrocampistas técnicos revela la voluntad de Sarri, listo para redistribuir los goles del Pipita e involucrar a más centrocampistas de cara al gol. Doble trabajo para el español, llamado constantemente para encontrar el camino del gol y fuerza de recuperación. En afán Jorginho y Ghoulam, bien Mertens, consagrado napoletano de acción. El show de Berlín reabre de hecho la votación a la titularidad con el enfadado Insigne, luchando con lo de la renovación del contrato. Pocas sonrisas para Lorenzinho, así como para Gabbiadini, triste bombardero en espera de juicio.

Fuente: Calciomercato | Giovanni Scotto

0 comentarios: